No tienen intención de deponer las armas, aunque les venza el cansancio. Al término de su undécima jornada nacional de acción contra la reforma previsional, las trece organizaciones de trabajadores y la defensa de la juventud, unidas en una intersindical, exhortaron una vez más a la población a salir a las calles a protestar. Esta nueva demostración de fuerza tendrá lugar el 13 de abril, veinticuatro horas antes de que el Consejo Constitucional se pronuncie sobre la ley que eleva a los 64 años la edad de apertura del derecho a pensión. Su decisión es esperada ansiosamente por todos los opositores al texto.

Según el Ministerio del Interior, unas 570.000 personas marcharon este jueves en todo el país, mientras que los sindicatos estiman en “casi 2 millones” los que participaron en huelgas y manifestaciones. Las cifras están por debajo de las dos movilizaciones anteriores del 23 y 28 de marzo y muy por debajo del pico alcanzado el 7 de marzo (1,28 millones según la policía, más de 3 millones según el campo contrario).

La protesta que se expresa en el espacio público decayó, pero los representantes de la intersindical no parecieron preocuparse por ello, durante la rueda de prensa que ofrecieron, la noche del jueves. “¿Quién ha vivido un movimiento social de esta magnitud? ¿Quién dura tanto? ¿Quién viste a tanta gente? ¿Con una población que todavía apoya tan fuertemente? »lanzó Patricia Drevon, secretaria confederal de FO, para resaltar el carácter «inédito» del conflicto en curso.

Se espera un repunte en la participación

Sobre el terreno, la lucha continúa, a través de paros laborales –en particular– en refinerías que tienen consecuencias para el suministro de combustible a las estaciones de servicio, como señala Thomas Vacheron, miembro de la dirección confederal de la CGT: “Es poco publicitado pero los automovilistas lo perciben a diario”, El lo notó. El Sr. Vacheron también anunció que los recolectores de basura volverán a la huelga. «renovable» del 13 de abril – fecha escogida para orquestar una duodécima movilización interprofesional en casi tres meses de combate.

Los trece integrantes de la coalición cuentan con un repunte de participación ese día, en vísperas de la decisión del Consejo Constitucional. El pero «no es para presionar» sobre los jueces de la rue de Montpensier, en París, se aseguró de especificar a Marylise Léon, la número dos de la CFDT. “Confiamos en ellos y tenemos argumentos para presentar”agregó, en alusión a la «contribuciones» documentos legales producidos por varias confederaciones para demostrar que la ley de pensiones viola la Constitución.

Le queda por leer el 25,17% de este artículo. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Entradas similares