(CNN)– Según un nuevo estudio, hay al menos 45 buenas razones para reducir el consumo de azúcar añadido.

Numerosas investigaciones han demostrado los efectos negativos del consumo en exceso de azúcar sobre la salud, lo que ha servido de base a las recomendaciones de limitar el consumo de productos «libre de azúcar» (sin azucar) o añade a menos del 10% de l’ingesta calórica diaria de una persona.

Sin embargo, Investigadores de China y Estados Unidos consideran que, antes de desarrollar políticas detalladas de restricción del azúcar, «es necesario evaluar exhaustivamente la calidad de las pruebas existentes», según el estudio publicado este miércoles en la revista The BMJ.

El consumo de una gran cantidad de azúcares añadidos se ha relacionado con resultados negativos para la salud, según un nuevo estudio. (Crédito: FomaA/Adobe Stock)

En una revisión posterior de 73 metaanálisis –que incluyó a 8.601 estudiantes–, el aumento del consumo de azúcar añadido se asoció con un riesgo significativo de 45 resultados negativos para la salud, como diabetes, obesidad, hipertensión, miocardiopatía, accidente cerebrovascular, cáncer, asma, caries, depresión y muerte prematura.

Los azúcares libres –el tipo de azúcar en el que se centraron los autores– son los añadidos Durante el procesado de los alimentos; los envasados ​​como azúcar de mesa y otros edulcorantes; y los presentes de forma natural en jarabes, miel, zumos de frutas, zumos de verduras, purés, pastas y productos similares en los que ha descompuesto la estructura celular de l’alimento, según la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés). Esta categoría no incluye los azúcares presentes de forma natural en los productos lácteos o las frutas y verduras estructuralmente enteras.

El estudio «ofrece una útil visión general del estado actual de la ciencia sobre el consumo de azúcar y nuestra salud… y confirma que comer demasiado azúcar probablemente traerá problemas», afirmó la Dra. Maya Adam, Directora de Innovación en Medios de Salud y Profesora Clínica Asistente de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Adam no participó en el estudio.

“Estudios como es útil para aconsejar a los pacientes que cambios aparentemente pequeños, como eliminar el exceso de azúcar como las bebidas azucaradas, pueden tener una mejora notable y positiva para la salud”, dijo la analista médica de CNN, la Dra. Leana Wen, médica de urgencias y profesora de salud pública en la Universidad George Washington, no participó en el estudio.

La evidencia de calidad moderada sugiere que los participantes con el mayor consumo de bebidas azucaradas tenían un peso corporal mas alto que aquellos con el consumo mas bajo.

«Como investigadora en nutrición que formó parte de los Comités Asesores de las Guías Alimentarias de EE.UU. de 2010 y 2020, puedo confirmar que la ingesta de azúcar en la dieta de EE.UU. est más del doble de la cantidad recomendada ( menos del 10% de la ingesta calórica diaria total) y, aunque el directo impacto de l’azúcar en sí mismo ofrece mínimos beneficios nutricionales, si es que ofrece alguno, sustituye en mayor medida a los alimentos que sí lo hacen», dijo Linda Van Horn, profesor emérito de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, nos ha enviado a través de correo electrónico. Van Horn no participó en el estudio.

La conexión entre el azúcar y la enfermedad

Según los autores del, las pruebas de la relación entre los productos «libres de azúcar» y el cáncer han sido estudios limitados y controvertidas, y necesitan más investigación. Pero el hallazgo, según el estudio, podría explicarse por los efectos conocidos del azúcar sobre el peso: el elevado de azúcar se ha asociado a la obesidad, que es un fuerte factor de riesgo de varios tipos de cáncer. Lo mismo ocurre con las enfermedades cardiovasculares.

El azúcar de mesa es un aditivo en muchos productos alimenticios procesados. (Crédito: Bit24/Adobe Stock)

«El consumo de azúcar añadido puede de promover la inflamación en el cuerpo, y esto puede causar estrés en el corazón y los vasos sanguíneos, lo que puede conducir a une mento de la presión arterial», dijo el científico del comportamiento Brooke Aggarwal à CNN en febrero. Aggarwal, profesor asistente de ciencias médicas en la división de cardiología del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, no participó en el estudio.

Se ha descubierto que los alimentos muy procesados, que pueden tener mucho azucar libre (Sin azúcar), aumenta la inflamación, un factor de riesgo para la depresión.

“Los carbohidratos de los alimentos integrales tardan más en décomponerse en azúcares simples, y una parte de ellos –la fibra– no puede descomponerse en absoluto”, dijo Adam a CNN en febrero. «Esto significa que los cereales integrales e intactos no provocan los mismos picos de azúcar en sangre que experimentamos cuando comemos simples. problemas de salud a largo plazo».

Reducir el consumo

Los resultados, en combinación con las orientaciones de la Organización Mundial de la Salud, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer y el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, sugieren que las personas no podrán limitar la ingesta de productos con azúcar añadido a menos de 25 gramos, o unas 6 cucharaditas, al día. Esa cantidad de azúcar se encuentra en 2 ½ tortas de chocolate, 450 gramos de ponche de frutas y alrededor de 1 ½ cucharadas de miel. Una dona contiene entre 15 y 30 gramos de azúcar, según la Clínica Cleveland.

Los autores también recomiendan reducir el consumo de bebidas azucaradas a menos de una ración (entre 200 y 355 mililitros) a la semana. Equivale a un refresco de hasta 340 gramos, dijo Aggarwal por correo electrónico.

Para desafiar a los patrones de consumo de azúcar, las autoridades de los piensan que “en todo el mundo se necesita urgentemente una combinación de educación y políticas públicas generalizadas de salud”.

Pero hay algunos cambios que puedes empezar a hacer por ti mismo.

Tenga cuidado con lo que pone en el cuerpo leyendo las etiquetas nutritivas al hacer la compra, incluyendo las de alimentos que no considera dulces, como el pan, los cereales de sayuno, los yogures o los condimentos. Estos alimentos suelen contener mucho azúcar añadido, y eso suma, dice Adam.

Opta por agua endulzada con rodajas de fruta en lugar de bebidas azucaradas y toma de fruta fresca o congelada de postre en lugar de pasteles, galletas o helados. Cocinar y hornear en casa más a menudo es una de las mejores formas de reducir el consumo de azúcar, dijo Aggarwal.

Sleeping well con regularidad también ayudaría, «ya que tendemos a elegir alimentos más azucarados cuando estamos cansados», afirma Aggarwal. Reducir el consumo gradualmente puede ayudar a entrenar las papilas gustativas para que deseen menos azúcar.

«Probablemente verá mucha dulzura en la dieta», dijo Adam.

— La colaboradora de salud y nutrición de CNN, Lisa Drayer, contribuyó a este informe.

Ver Más noticias…

Entradas similares