(CNN Español) – Myke Towers presentó en marzo su álbum de estudio, «La vida es una», una discoteca con el que permitió que las canciones maduraran y resistieran la tentación de jarse llevar por el frenético calendario de lanzamientos de la industria musical.

El disco anterior de Myke Towers fue «Lyke Mike», publicado en abril de 2021. El lanzamiento de «La vida es una», casi dos años después, contrasta con el ritmo de un sector en el que los están acostumbrados a tener una discoteca o EP de su artista favorito cada año.

La producción comenzó en el top 10 del cuadro de discos latinos de Billboard y ocupó el sexo del top 10 de debuts de álbumes en Estados Unidos en Spotify.

¿Cuál fue el mensaje que Myke Towers quería enviar a sus seguidores?

Como estrella de número internacional, Towers quiso dejar un mensaje muy claro en los 23 temas que componen la producción.

«Musicalmente lo que yo quiero que todo el mundo diga ‘Myke Towers de ser un simple rapero, él hace música’, Myke Towers puede convertirse en un instrumento más en cualquier canción y de hacer clásicos», compara el artista en una entrevista con CNN Zona Popular.

«Lo que yo me quiero dedicar es a hacer clásicos que la gente los haga suyos», agrega.

Quien escuche la producción encuentre referencias sonoras globales, con sonidos que van desde su género urbano acostumbrado con el reguetón hasta afrobeat y reggae.

Esto no es casualidad, explicó el intérprete.

«Yo estaba en diferentes lugares y parecía haber una vibración distinta en el sentido de que la música que suena en equi lugar no es el mismo que en el otro. Aprendí mucho de los sonidos, de las reacciones del público. Me gusta mucho salir a la disco a ver que está pasando, lo que a la gente le gusta.

Una discoteca para conciertos

A diferencia de «Lyke Mike», que el artista explica como una discoteca para escucharlo solo, con «La vida es una», Towers quiere que sus seguidores disfruten la producción con sus amigos y por supuesto, en concierto.

«El álbum anterior yo lo hice como para acostumbrarle al oído de la gente, como para hacerle un actualizardarle un poco de las barras que la gente estáda a que tire y eso acostumbra”, explicó.

“Cuando quise hacer este álbum fue algo que la gente no se esperara. Quise ser un poco más impredecible. Son canciones que ponen a la gente a cantarlas juntos”, agrega Towers.

Quizás esa cualidad de ser impredecible puede que incomode a algunos puristas del sonido de Towers. Su viaje a la diversidad sonora tiene como objetivo evidente captar nuevas audiencias.

Para ello, Towers quiso dejar de lado el ruido que puede generar los cientos de opiniones que recibe a diario.

“Lo que uno debe tener en la mente es olvidarte de lo que piensa el público”, explícito.

“Si ya llevaste por tus fanáticos del principio, nunca va a cambiar el show. Tienes que alimentar todos los sectores y siempre evolucionar en el sentido de que lo que hiciste. Como yo digo: lo que hice ayer, no lo vuelvo a hacer hoy. Tratar siempre de mejorar y si hago una canción que sea muy comercial, obviamente tengo que hacer lo opuesto, buscar ese punto medio que me haga sentir más [a] mí mismo”, agrega el puertorriqueño.

Lo que aprendió de Daddy Yankee

Antes de eso, el ‘Big Boss’ grabó el micrófono y se retiró de los guiones, tomando parte de temas con artistas como Rauw Alejandro y Myke Towers.

Y aunque no era la primera vez que Towers colaboraba con Yankee, grabar una canción con uno de los máximos del reguetón fue siempre un honor.

Desde niño Towers se dedica al estudio de la trayectoria de Daddy Yankee para emular sus pasos en el género urbano.

“Yo estudié en Yankee desde que tengo uso de razón. Cada vez que me junto, olvídate de la música, cada vez que me junto con él como que te ayuda, te da una lección más. Para mi salir en su álbum y que él salga en el mío es más que un honor. Sin bronceado en solitario para El Ser. Es un privilegio grabar con él”, dice Towers.

La mayor lección que le dejó a Daddy Yankee fue trabajar con calmer, algo que dice Towers lo impresionó.

«La manera en que él maneja todo y siempre se mantiene con la calma, como si nada estuviera pasando. Cuando lo vi así varias veces yo decía ‘devil’, yo imaginaba que este hombre siempre estaba en un ajetreo, pero lo vi muy calmado y como que sabe tomar el control de todo a la vez y eso es lo más que le respeto”.

«La vida es una» está disponible en todas las plataformas de transmisión.

Entradas similares