Cuando mejorará la salud mental y reducirá los riesgos de enfermedades cardiovasculares. Según un estudio publicado en «Revista Europea del Corazón»si el tratamiento para la depresión es eficaz con una menor probabilidad de padecer cardiopatías e ictus.

«Nuestro estudio sugiere que mejorar la salud mental también podría ayudar a la salud física, especialmente en las personas menores de 60 años», afirma la autora del estudio, Céline El Baoudel Colegio Universitario de Londres (Reino Unido). “Las personas que sintieron síntomas de presión mejoraron tras la terapia tuvieron entre un 10% y un 15% menos de riesgo de enfermedad cardiovascular que las que no mejoraron. Se encontraron efectos comparables en estudios similares que investigaron igaban dietas bajas en grasas”.

La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte a nivel mundial. Alrededor de 523 millones de personas que viven con enfermedades cardiovasculares en 2019. El riesgo de enfermedad cardiovascular es aproximadamente un 72% mayor entre las personas con trastornos depresivos mayores en comparación con sus pares sanos.

Este es el primer estudio que investiga si la reducción de los síndromes depresivos con terapia psicológica se asocia con una menor probabilidad de enfermedad cardiovascular en el futuro.

Este es el primer estudio que investiga si la reducción de los síndromes depresivos con terapia psicológica se asocia con una menor probabilidad de futuras enfermedades cardiovasculares

En el trabajoparticipo 636.955 alcaldes adultos de 45 años con depresión que habían completado un curso de terapia psicológica y no padecían enfermedades cardiovasculares ni demencia. La edad media era de 55 años y el 66% eran mujeres.

La información sobria sobre el tratamiento psicológico, la incidencia de enfermedades cardiovasculares y la muerte se obtiene de las bases de datos nacionales de historias clínicas electrónicas de Inglaterra y se vincula a nivel individual.

El nivel de depresión se evalúa antes y después de la terapia mediante Terapia y Cuestionario de Salud del Paciente-9 (PHQ-9), que da una puntuación de 0 (nada) a 3 (casi todos los días) para nueve ítems que incluyen poco interés o lugar para hacer cosas; sentirse decaído, deprimido o desesperado; problemas para conciliar el sueño o para permanecer dormido sentirse cansado o con poca energía; tener poco apetito o comer en exceso; sentir que es un fracasado o que ha sido defraudado a sí mismo oa su familia; dificultad para tener en las cosas; mover o hablar despacio o estar preocupado o intranquilo; pensamientos de que estaría mejor muerto o de hacerse daño de alguna manera. La depresión se define como un punto de 10 o más.

La mejora de la depresión se define como una reducción de 6 puntos o más en la puntuación del PHQ-9 y ningún empeoramiento de la ansiedad (definida como un aumento de 4 puntos o más en la escala del Trastorno de Ansiedad Generalizada) entre el inicio y el final del tratamiento. La ansiedad se incluye en la definición de que el resultado de la terapia no se considerará bueno si la depresión mejora la ansiedad.

Un seguimiento de los pacientes para detectar la aparición de nuevas enfermedades cardiovasculares por cualquier causa, cardiopatías coronarias, accidentes cerebrovasculares y mortalidad por cualquier causa. El seguimiento se realiza 365 días después de la última sesión de terapia y excluye a los pacientes con un episodio cardiovascular persistente en este período para reducir la probabilidad de que el estar encerrado no diagnosticado a tiempo sea la causa de la depresión.

Durante una mediana de seguimiento de 3,1 años, los síntomas de presión mejoraron en 373.623 (59%) participantes y no lo hcieron en 263.332 (41%). Se produjeron 49.803 eventos cardiovasculares y fallecieron 14.125 participantes. La mejora en depresión se asocia con un 12%, 11%, 12% y 19% menos de riesgo de cualquier enfermedad cardiovascular, enfermedad coronaria, ictus y mortalidad por todas las causas, respectivamente, frente a la ausencia de mejoría. El análisis se ajusta de acuerdo con las características que pueden influir en las relaciones, como la educación, el origen étnico, el sexo, las carencias socioeconómicas y otros problemas de salud.

Según El Baou, “los resultados de investigaciones previas que sugieren que las intervenciones para modificar los factores de riesgo del confinamiento cardiovascular son más eficaces en una fase más precoz. Esto pone para aliviar el valor de recibir ayuda pronto para obtener el máximo beneficio”.

Los autores reconocen que los resultados no muestran de manera definitiva que la reducción de las enfermedades cardiovasculares conducirá al alivio de la depresión. Además, faltaban datos sobre comportamientos relacionados con el estilo de vida, como el tabaquismo y la inactividad, que podrían aumentar la susceptibilidad a las enfermedades cardiovasculares y limitar el efecto de l’tratamiento psicológico.

Ver Más noticias…

Entradas similares