Durante seis décadas en The New Yorker y en otros lugares, sus personajes peludos, dentudos y de nariz larga ofrecieron comentarios ingeniosos sobre las fallas de la clase media estadounidense.

Ver Más noticias…

Entradas similares