Actualizado

El multimedallista olímpico español acude a EL MUNDO más de un año después de disputar sus quintos Juegos en París. Piensa en silencio en su trabajo y en cómo afronta este reto, donde intentará desvincularse de David Cal.

Saúl Craviotto.GETTY
  • juego Saúl Craviotto: Policía, oro olímpico, cocinero… Y un porteador común
  • Deportes Saúl Craviotto, como Rafa Nadal, el chico perfecto

Los atletas olímpicos a menudo usan ropa cómoda para competir o practicar. Sin embargo, usa una chaqueta de chef como la que obtuvo después de pasar la competencia. Masterchef celebridad. Saúl Craviotto (Lérida, 1984) es la mayor medalla olímpica de España (oro en Pekín 2008, plata en Londres 2012, oro y bronce en Río 2016 y plata en Tokio 2020), empatada con hierro y remo. david cal. Pero, además de triunfar en el deporte, lo hace en la cocina. Así que no es de extrañar que la marca Burgo de Arias lo ha elegido como embajador de su nueva línea de suplementos proteicos.

Dijiste que como atleta no sabías mucho sobre el mundo de la comida al principio como lo sabes ahora, ¿qué conocimientos has adquirido con el tiempo?
Fue poco a poco todos los días como fui aprendiendo. Eventualmente todo cambia. En cuanto a la nutrición, los consejos de los expertos con los que he trabajado me han hecho tomar conciencia de cosas que no sabía o sabía. Además, vi que hay una serie de productos que te ayudan a recuperarte, y entiendo que la alimentación es el combustible que necesita el cuerpo. Si haces trabajo aeróbico de larga distancia, lo que tu cuerpo necesita son más hidratos de carbono. Si haces fuerza, más proteína. Primero como lo que quiero, pero al final es cuestión de mentalidad, comer sano y bien. También me doy conciencia, cuando me apetece una pizza o una hamburguesa me la como, no soy de los que se obsesionan con la comida.
Mientras se prepara para sus quintos Juegos Olímpicos, ¿qué ha cambiado en su estilo deportivo desde Beijing 2008 hasta París 2024?
Hacemos tres entrenamientos al día, de lunes a sábado. A las dos de la mañana ya la una de la tarde. Por la mañana bebemos media agua después de las nueve, tenemos un breve descanso a las once, luego otra sesión por la tarde. Es una preparación de cuatro años para una prueba de un minuto. Lo que ha cambiado desde Beijing 2008 hasta ahora, han pasado muchos años, es que tengo menos presión. He pasado por una época de mucha presión, donde el mundo esperaba cosas de mí, y ahora, en París, es fácil porque ya he ganado cinco premios, y me quitaron el ‘bailao’. Si me hago con uno, genial, y si no, ya estoy contento con lo que tengo. He alcanzado ese estado de paz, donde practico cómodamente.
Se está preparando para el examen k4. ¿Hay alguna oportunidad de participar en más?
Sí, existe la opción de hacer k2, en otro barco con otro tripulante de k4. Somos cuatro, porque de ahí salen dos carros. Además para la repetición es muy útil, porque antes es un repaso conjunto, terminamos y empieza k2. No hay prueba entre vosotros que os canse. La joya de la corona es k4, que no queremos tocar, ahí es donde realmente estamos, así que si sales a tocar en otro lado, saldremos.
Si consigues una medalla en París serás el olímpico español más condecorado, ¿qué significará para ti?
Me cuesta pensarlo, porque cuando empecé esto mi sueño era ir a los Juegos Olímpicos. Ahora, estar aquí hablando después de ser la abanderada, ganar cinco medallas olímpicas y llegar al sexto lugar es un sueño. No me parece. A veces no sé hasta dónde hemos llegado. Si llega el sexto será brutal. Pero no será fácil porque los alemanes lo quieren, y los ingleses también, van los mejores de cada país y la diferencia será de miles.
¿Sigues manteniendo la misma actitud después de jugar cuatro Juegos Olímpicos?
Creo que la ilusión de los primeros Juegos es diferente. El primero fue el primero, infalible e indeleble. Todo lo que allí vivía era mágico, lo tenía todo. Para el siguiente ya sabía lo que iba a hacer y para el tercero y más. Después de todo, ya sabes todo esto, es la misma competencia mágica y te hace feliz. Sin embargo, a medida que pasan los años, la ilusión se vuelve un poco como una montaña rusa. Hubo momentos en los que pensé en dejar mi trabajo. Antes de ir a Río, en 2015, pensé en esa posibilidad. Ha habido muchos tiempos muertos, no todo ha ido sobre ruedas. Ves a Saúl Craviotto, que tiene cinco medallas olímpicas, parece que ha sido una carrera exitosa pero le pego a todas las leches, lo que no ves. He querido dejarlo todo.
¿Cómo manejas el estrés de competir en los Juegos Olímpicos?
Hay recursos para ello, como psicólogos deportivos. Tengo que reconocer que nunca fui a nadie, así es, así soy yo (risas). Yo creo que la experiencia nos da eso y el silencio. Creo que el secreto es saber concentrar los nervios para sacar tu mejor versión. Las venas, si las sabes enfocar, son buenas, pero muy difíciles. Hay una línea muy delgada y puedes ser perezoso, perder tu energía, fracasar. Creo que esa experiencia es lo que me enseñó a controlar eso un poco y evitarlo. Entro en una burbuja de cristal y hago lo que puedo. Si esperan algo de mí, haré lo mejor que pueda, y si no lo consigo, ¿qué haré?
¿Te ha inspirado el fracaso a sacar tu mejor versión?
El fracaso fue lo mejor que me ha pasado, pero hasta ahora. Si no fallo, hoy no tengo cinco medallas ni locura. Siempre he sido el mejor Saúl Craviotto después del fracaso. Cuando le das a la leche no puedes ver, lo ves todo negro y muy oscuro, pero verlo visualmente es lo mejor que nos puede pasar a todos. De vez en cuando es bueno tocar fondo y poder empezar de cero.
Cuando estuvo en Tokio su familia no pudo acompañarlo, ¿estarán allí en París?
Los autobuses irán allí. Tengo a la familia de mi esposa ya la mía buscando hoteles. Le digo a mi esposa: «Deja de mirar hoteles que me ponen nervioso». No soy discriminado y ya me dijo: «Mira, vi este apartamento cerca de la pista donde compites», y me pusieron muy nervioso. Pero eso sí, ya son muy felices. Incluso los habitantes de la ciudad quieren ir en autocaravanas. Habrá uno bueno en París porque nadie puede ir a Tokio, y esta vez será aún mejor.
Llegas a París con 39 años. ¿Serán tus últimos Juegos Olímpicos?
No quiero decirlo, no lo tengo muy claro. Lo veré cuando llegue el momento, dentro de año y medio. Creo que después de los Juegos tendré un mes libre y cuando regrese comprobaré si sigo feliz o no. Pensaré qué hacer, si sigo un año más y me retiro del Mundial o no, pero no lo sé. De hecho, la naturaleza hablará por sí misma aunque yo no quiera. También es bueno saber que todo tiene un principio y un final. Es una buena plataforma y lo que no quiero es estirar las encías y alargar. Me gustaría salir por la puerta principal, y si veo que no llego a los próximos Juegos, huiré lo más rápido posible.
Por último, hemos visto a Saúl Craviotto como abanderado en los Juegos Olímpicos, ganando medallas, cocinando en la televisión, ¿qué más queda por saber de ti?
Bueno un poco. Te mentiría si revelara algo sorprendente aquí. Él sabe todo sobre mí. Llevo tantos años haciendo esto que poco se puede escribir.

Según los métodos de

El proyecto de confianza

Saber más



Ver Más noticias…

Entradas similares