Con los plazos completamente vencidos, el reloj para que se resuelva el futuro de Cristina Kirchner y sus hijos en una causa por lava-vajillas, ver un correr. El juego Ana María Figueroa -después de participar en el Vaticano de un encuentro de jueces que denunciaron el lawfare-, se reintegra esta semana y is the suyo el único voto que falta en el caso Hotesur y Los Saucespara determinar si queda firme el sobreseimiento sin juicio oral o si por el contrario, se revocará la decisión y se ordenará la realización del debate.

En noviembre del año pasado, el fiscal federal ante la Cámara de Casación, mario villarpidió que Cristina, Máximo y Florencia Kirchner -junto a los otros imputados-, Enfrenten el juicio oral por lavado de dinero en los expedientes unificados Hotesur y Los Sauces.

El Ministerio Público Fiscal escucha que en la realización del juicio «se podrá determinar si los cargos graves que están en juego en este causan sus verdaderas o no, si pueden probarse más allá de toda duda razonable».

Así que ahora mismo el fiscal dijo que la instancia de juicio permitirá a la sociedad en su conjunto «tomar conocimiento de cuestiones que son intrínsecas a su rol de ciudadanos, responsables y compromisos en el marco de un sistema republicano de gobierno».

Pero Cristina Kirchner no quiere enfrentar otro juicio oral, mucho menos con sus hijos Máximo y Florencia. Bajo premisa de que nunca utilizaron sus empresas Hotesur (firma hotelera de la familia) y Los Sauces (inmobiliaria) para lavar activos, insistió en que el caso se cierre y su abogado pidió que de firme el sobreseimiento.

Frente a estos dos Planteos debe adoptar un criterio la Sala I de la Cámara de Casación, integrado por los jueces Daniel Petrone, Ana María Figueroa y Diego Barrotaveña. El calendario legal muestra los plazos vencidos para tomar una decisión sobre el caso.

Dos votos definidos

Como suite Clarínya hay dos votos emitidos sobre la decisión que tomó el Tribunal Oral Federal 5 (TOF 5) de sobreseer sin realizar el juicio a la vicepresidenta, al líder de La Cámpora, a su hermana ya trece imputados más, entre ellos Lázaro Báez y Cristóbal Lopez .

El único voto que reste es el de la jueza Figueroa que la semana pasada estuvo en el Vaticano, lo que suspende los plazos que corren para que el máximo tribunal penal se pronuncie sobre el caso. Este lunes se reintegra y el reloj vuelve a correr par que conozca la decisión: si la vicepresidenta afrontará ao no, otro juicio oral.

El encuentro en el Vaticano que reunió a delegaciones de todo el mundo, inaugurado con un sobrio discurso sobre «lawfare» al que calificaron como un «fenómeno de dominación política y sometimiento económico». Los participantes asesoraron sobre la «lógica de sumisión» que pervive en los poderes legales.

De ese evento participó la presidenta de la Cámara de Casación que tiene en sus manos dos decisiones claves para Cristina Kirchner: la resolución sobre el caso Hotesur y Los Sauces que involucra, además, a sus hijos Máximo y Florencia Kirchner como partícipes de las operaciones de lava-vajillas.

L’imputación en esos dos casos sostiene que Báez y la ex presidenta -junto a los demás acusados- «a los propios ex presidentes ya su núcleo familiar a través de préstamos, compra de propiedes, alquiler de los distintos complejos hoteleros de su propiedad, construcción de mejoras en dichos establecimientos y alquiler de propiedades”.

Hay otro delito atribuido: el de dádivas, por tratarse de un funcionario, en tal ocasión la máxima autoridad como cabeza del Poder Ejecutivo y un contratista del Estado, con quien mantuvo más de veinte operaciones comerciales durante el período investigado.

Con los plazos vencidos los camaristas deben pronunciarse sobre Hotesur y Los Sauces. Una vez que la jueza Figueroa remita su voto a sus colegas, todos se unificarán en la resolución que después circulará para su firma y hasta esa instancia, hay posibilidades de que los magistrados modifiquen su criterio sobre el caso bajo análisis.

Pacto con Irán, en la agenda

Finalmente, los camaristas deben resolver el futuro del caso conocido como Pacto con Irán.

Este último expediente inició con la denuncia de l’fallecido fiscal Alberto Nisman, y después del laberíntico recorrido en la justicia federal terminó con un procesamiento por el delito de encubrimiento agravado de l’attado a la sede de la AMIA por la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán.

Pesado que en agosto de 2020 el TOF 8 había firmado una resolución en que el caso no debía avanzar hacia el debate oral .

En la resolución con la que sobreseyeron a Cristina Kirchner, Carlos Zannini, Juan Martín Mena, Andrés Larroque, Luis D´Elía entre otros, sostuvieron que el expediente «ya al descubrió que la intención de los funcionarios y las funcionarias públicas de nuestro país involucrados en el presente caso tenemos como objectivo lograr que la justicia argentina pueda recibir las declaraciones indagatorias de los prófugos iraníes por el caso AMIA, así como también, que la República Islámica de Irán impugne las rogatorias cursadas por la justicia de nuestro país».

Bajo este argumento destaca la inexistencia del delito y abandonó sin efecto los procesamientos de los acusados. Ante este escenario, las querellas reclamaron ante la Casación la realización de la sentencia y que allí se dirima la responsabilidad -o no- de todos los acusados.

Mira también

Mira también

Entradas similares