«Cristina es como Messi cuando renunció a la selección: después volvió y fuimos campeones», aseguró exagerado a este diario un encumbrado directo de La Cámpora mientras dejaba la sede porteña de SMATA, el gremio que albergó la reunión. «Y ganamos la tercera», acotó otro que apuraba el paso para salir del auditorio.

juliana di tulliouna de las senadoras más cercanas a cristina kirchner, había sido mucho más directo minutos antes, sobre el escenario: «No conozco otra persona que sea capaz de devolverle el sentido a la política, a un gobierno ya un país como Argentina que no sea CFK, no la conozco». También mario secootro directo ultraK: «Legará el momento en que tomará la decisión. Y si no es ella, tendrá que decirnos el plan B, así como puso un presidente hace cuatro años».

Movilizados por la crisis que atraviesa de punta al Frente de Todos, y aferrados a la incierta posibilidad de que la expresidenta revea su decisión de ser candidata, el kirchnerismo convocó este lunes en el centro porteño para lanzar un nuevo capítulo del clamor operativoesta vez con la Corte Suprema como punto de concentración a siete años de la primera indagatoria legal de la vice, el 13 de abril del 2016, citada por el fallecido juez Claudio Bonadio.

«Hemos convocado a marchar a Tribunales con el objetivo de repudiar el accionar de la Corte Suprema, porque no se puede proscribir la voluntad popular»resaltó el anfitrión, Paco Manrique, en el guión del auditorio que contó con los directores K como Andrés Larroque, Cristina Álvarez Rodríguez, Mariano Recalde, Lucía Cámpora, Carlos Castagneto, Leopoldo Moreau, Eduardo Valdés, Hugo Yasky y Roberto Baradel, entre otros.

No hubo gobernadores, ni representantes del triunvirato de la CGT ni de la mayoría de los intendentes del Gran Buenos Aires, cuya presencia en la marcha del jueves frente al Palacio de Tribunales todavía es una incógnita: cómo publicó este diario, cuando jorge ferraresi oficializó la convocatoria hace quince días en un encuentro en La Plata junto al gobernador Axel Kicillofla docena de jefes comunales de la primera y la seccion electoral que participaron de la tercera cumbre no se conmovió demasiado.

Tampoco fue de la partida el ministro Eduardo «Wado» de Pedro, de Gira por Bariloche como parte de su proyecto presidencial con la esperanza de que Cristina defina sus próximos movimientos. De Pedro, de hecho, fue el que confirmó en la última semana qu’habrá un escenario de PASO con dos fórmulas: una albertista y una del sector K. Una hipótesis de trabajo electoral que, presentada de esa manera, excluido de la ex Presidenta como candidato.

«Necesitamos que Cristina se la persona que podamos votar en estas elecciones como candidato a presidente de nuestro país por tercera vez. Tenemos el deber imperioso de darlo vuelta, y empezamos a dar vuelta la proscripción para que Cristina pueda ser nuestra candidata”, remarcó Di Tullio, con tanta vehemencia.

El kirchnerismo prevé esta semana a convocatoria multitudinaria frente a Tribunales hay militancia plena pues se suceden primero en Avellaneda y después en Resistencia, Chaco, para el próximo sábado 22 de abril, en el microestadio de Ferrocarril Oeste, en el barrio porteño de Caballito.

His los últimos operativos de un sector amplio del Frente de Todos antes del consejo del PJ de fines de mes, del congreso partidario de mayo y de la inscripción de alianzas antes de la presentación de candidatos frente a un escenario realmente incierto.

Cómo publicó ClarínPesé la tensión interna, en las últimas semanas se reactivaron las conversaciones entre el kirchnerismo y el albertismo, aún subterráneos, de cara a la definición electoral que aún tiene a un Alberto Fernández como protagonista, a una Cristina Kirchner hermética de sus decisiones ya la coalición a la espera una definición.

«El Frente de Todos necesita un acuerdo entre Cristina, Alberto y (Sergio) Massa», dijo este lunes temprano el diputado Valdés. «Para que eso pase, Alberto tiene que ir a ver a Cristina, y no al reves»explicó en la sede de SMATA un altísimo directente K.

En el mientras tanto, el Frente de Todos es una sucesión de operaciones de cruzadas y negociaciones de contrarreloj. En el comando de campaña K dicen, en tanto, que todavía hay esperanzas en torno a la ex Presidenta y que «otras veces» la vieron más cerrada: algunos vinculan esos trascendidos a la necesidad interna de ese sector de sostener el liderazgo de la vicepresidenta para hacerse valer en la mesa de negociaciones. Subrayan, además, que «Wado» De Pedro sigue adelante con su armado y que esperan por la inflación de los próximos meses para descartar, o no, al ministro de Economía. También que hay que definir cuánto antes la strategia electoral y que, en todo caso, la única que puede tomarse el tiempo que sea necesario es Cristina Kirchner: «Tiene el conocimiento y el liderazgo horas suficiente para anunciarse antes de la presentación de candidatureuras», lo defendió un líder que lo rodea.

Entradas similares