La pretendida clase magistral que Cristina Kirchner tuvo de joven en el Teatro Argentino de La Plata se tituló “27 de abril 2003-2023. Circular La Argentina. El IMF y su histórica receta de inflación y recesión”, en relación con los 20 años que se cumplirá desde el desembarco de Néstor Kirchner en Casa Rosada. Sin embargo, como es costumbre en la vicepresidenta, su completa exposición transitó por varias otras cuestiones entre las que estuvieron su posible postulación presidencial. Era logico ante el «clamor» de los regalos.

Desde el inicio del discurso la militancia que había conseguido asiento en el recinto coreaba el ya clásico «Presidenta Cristina». The vice-president has encargó a lo largo de la tarde de este jueves de darle motivos a la masa para ilusionarse, pero sin ser ser preciso y dejar todas las puertas abiertas.

“Pensaba venir a dar una clase magistral, pero yo porque va a ser algo más que una clase…”, sostuvo al inicio de su palabra hasta que fue interrumpida por el grito de una militante que, aunque no se escuchó con claridad durante la transmisión, estima que habría pedido por su candidatura.

«Tranquilos, no se hagan los rulos, ya se los dije muchas veces», interrumpió Cristina a la mujer que gritaba desde afuera del plano, entre risas, al darse cuenta de lo que había provocado en la audiencia que no pudo evitar volver a corear “Cristina presidenta”.

Resignada ante lo que había generado, lanzó entre sonrisas: «¡Ay, dios!».

La secuencia anterior fue prevalecerá sobre los demás que la tarde-noche platense se suceda durante el respeto a la posibilidad de que el vicepresidente se vea en la plaza para un tercer mandato presidencial, pesaba sobre un conocido no.




Cristina Kirchner la abordó para la candidatura presidencial. Foto Juan Mabromata / AFP

Más adelante, no perdí la oportunidad para recordar el contenedor que recibió en la causa Vialidad que, además de destinarle seis años en prisión, la inhabilita para ejercer cargos públicos de por vida. El fallo fue tomado por el cristinismo mas duro como una proscripción electoral, aunque en los hechos no sea así ya que la condena no se encuentra firme en tanto fue apelada por el fiscal y por la misma vicepresidenta.

“Acá no es casualidad que la única dirección política que fue condenada, proscrita, inhabilitada e intentada asesinar es una sola”lanzado de inmediato para dejar claro que no buscaba ser «autorreferencial».

La idea de proscripción se sostiene en un brete al kirchnerismo más duro. Por un lado, reclama la candidatura de Cristina Kirchner, mientras al mismo tiempo sostienen que no puede presentarse por estar casi prohibido.

Unos minutos después, en un claro embate contra Javier Milei aunque evitó nombrarlo a lo largo de toda la exposición, retomó las palabras de este sobre el «miedo» de la «casta» política a quedarse sin privilegios. “¿De qué tiene miedo, si nunca te pasó nada, hermano? ¿Qué me venís a joder? ¿De dónde te tenemos miedo? ¡Caraduras!», Lo ha confirmado en un tono más elevado.

Y continuó: “Es increíble. Perseguida, mis hijos, me quisieron matar, no quieren investigar a los que me quisieron matar y que tienen compromisos evidentes con sectores empresarios de Argentina. Miedo tengo porque mis nietos pueden crecer en un país tan injusto. Tan inequitativo, a eso le tengo miedo”.

Y fue ahí que sugirió que no podría ser candidaturea a presidenta. “Yo ya viví, ya di lo que tenía que dar, ya viví”, sostuvo para luego agregar; «Tengo miedo para los jóvenes, los pibesporque hay demasiada cobardía, hipocresía”.

Cristina Kirchner y una clase magistral que se convierte en un camino de sobrias pistas para su eventual candidatura.  Foto JUan Mabromata / AFP


Cristina Kirchner y una clase magistral que se convierte en un camino de sobrias pistas para su eventual candidatura. Foto JUan Mabromata / AFP

La crítica crítica de CFK a Alberto Fernández

Ni el hecho de que haya renunciado a competir por un segundo mandato lo salvan de los dardos camuflados en eufemismos que arroja Cristina Kirchner contra Alberto Fernández cada vez que habla.

La ex mandataria sostuvo que el acuerdo firmado con el FMI es «inflacionario» y agregó que ese efecto reviste el «grand problema que tiene la sociedad argentina». Tras advertir que el convenio rubricado consiste en una «política enlatada que se como una receta monotemática a todos los países», llamó a «revisar las cláusulas».

Llegada a ese punto, y en sintonía con la corrida cambiaria registrada esta semana que llevó al dólar blue a rozar los $500, convocó a un «sentarse» a todas las fuerzas políticas «no a ver si va a haber flexibilización laboral o educación pública gratuita o no gratuita».

cristina pidio avanzar en un «acuerdo» en materia economica para que «el país funcione normalmente y no sea un parto cada elección y un drama cada movimiento cambiario». En este aspecto, en un gesto con el que parecía ubicarse por fuera de la coalición gobernante, convocó a construir «programas de gobierno» porque, dijo, «no se trata de personas».

Hacia el final, la vicepresidenta grabó el discurso que pronunció en la localidad de Avellaneda, donde convocó a toda la militancia a tomar el “bastón de mariscal” y salir cada uno a militar el proyecto en la calle.

Cristina Kirchner coqueteó con su candidatura a la presidencia.  Foto Juan Mabromata / AFP


Cristina Kirchner coqueteó con su candidatura a la presidencia. Foto Juan Mabromata / AFP

«No use el bastón de mariscal para dárselo por la cabeza a otro compañerosino precisamente para poder ayudar a pensar una sociedad, un pays diferente y ver cómo podemos construir cada uno de nosotros a un futuro mejor”, pidió la vicepresidenta a la militancia.

La sentencia se escandaliza de frente con los embates que ha realizado el cristinismo más duro contra el ala albertista del Frente de TodosIncluso con las duras criticas que la misma Cristina arrojó contra Martín Guzmán que derivó en la salida del ministro y una corrida cambiaria a mitad de 2022.

SD

Mira también

Entradas similares