En el distrito de Stureplan, en pleno corazón de la capital sueca, los restaurantes Riche, Sturehof o Teatergrillen son lugares muy conocidos para los estocolmonos. Desde este fin de semana ya no es posible pedir allí una copa de vodka Absolut, whisky Jameson o ron Malibu. El grupo Svenska Brasserie, propietario de estos establecimientos, ha decidido suspender la venta de todos los alcoholes pertenecientes al grupo francés Pernod Ricard.

En cuestión: la reanudación de las exportaciones de Absolut -vodka destilado en Ahus en el sur del reino escandinavo- a Rusia a finales de 2022, confirmada por un portavoz del grupo de bebidas espirituosas el 13 de abril. Desde entonces, los llamamientos al boicot se han multiplicado en Suecia, donde incluso el primer ministro, Ulf Kristersson, reaccionó admitiendo estar «muy sorprendido» por decisión de Pernod Ricard, en el canal TV4. “Creo que a muchos consumidores les parece una acción muy extraña”añadió.

En las redes sociales, muchos diputados denuncian la decisión del número dos del mundo en los ánimos, juzgado » avergonzado » y calificado como«un colapso moral». La eurodiputada Karin Karlsbro (liberales) ve esto como una “buen regalo para Putin”mientras que el eurodiputado Anders Ygeman (Partido Socialdemócrata) se burla del«Absoluto Putin».

Más de 400 comentarios

En un comunicado de prensa, Pernod Ricard dijo que había suspendido sus exportaciones a Rusia tras el estallido de la guerra en Ucrania, aunque seguía vendiendo gracias a sus existencias. Una vez agotados, el grupo reinició sus exportaciones. Según Pernod Ricard, mantener su actividad in situ le permitió evitar acusaciones de «quiebra intencional» y “protege a tus equipos [en Russie] de cualquier responsabilidad».

Lea también: En Rusia bebemos menos vodka y más vino

Argumentos que no parecen convencer a los consumidores: en la cuenta de Twitter del vodka sueco, el último mensaje publicado el 10 de abril tiene más de 400 comentarios, el lunes 17 de abril, acusando al grupo de «bebida a la salud del genocidio». Entre las imágenes más compartidas: la de un anuncio falso que utiliza los códigos de Absolut, que muestra una ciudad ucraniana bajo las bombas, vista desde el cielo, tachada con el eslogan “Boicot absoluto”.

En la página de Facebook de Systembolaget, el monopolio estatal de bebidas alcohólicas de Suecia, también hay cada vez más pedidos de botellas de Absolut o Ricard para vaciar los estantes. No se ha tomado ninguna decisión al respecto por el momento. A Kristianstad, dans le sud du pays, en revanche, le musée régional a décidé d’annuler l’exposition qu’il devait consacrer cet été à la collection « Absolut Fashion », réalisée par les plus grands créateurs de mode, en partenariat avec la marca.

Ver Más noticias…

Entradas similares