La economía de la eurozona se contrajo un 0,1% en el tercer trimestre del año respecto de los tres meses anteriores, cuando creció un 0,2%, según las últimas estimaciones de la oficina estadística de la Comisión Europea, Eurostat, que agrega que el PIB se mantuvo estable en toda la UE en comparación con las cifras de referencia previas, confirmando un estancamiento de la economía europea.

Mientras, la tasa de empleo creció un 0,3% en la eurozona y un 0,2% en toda la UE en el tercer trimestre de 2023, frente al 0,1% registrado en las dos zonas de referencia entre abril y junio. En términos interanuales, el empleo aumentó un 1,4% en la eurozona y un 1,3% en todos los Veintisiete.

Respecto del mismo periodo de referencia —entre julio y septiembre— del año pasado, tanto la eurozona como la UE en su conjunto registraron una modesta tasa de crecimiento de 0,1% anual. Unas cifras que confirman un peor desempeño de la economía europea frente a la de Estados Unidos, cuya actividad creció un 1,2% en el tercer trimestre, frente al 0,5% de abril a junio. También en términos interanuales la economía estadounidense confirma su mayor robustez, con un crecimiento del 2,9% frente al mismo periodo de 2022.

De entre las principales economías del euro, España se sitúa al frente del crecimiento trimestral, con un 0,3% en los últimos tres meses, frente al 0,4% del segundo trimestre del año. En términos interanuales, el crecimiento español se sitúa en el 1,8%, de acuerdo con las estimaciones de Eurostat. La economía alemana, por el contrario, se contrajo un 0,1% y la francesa solo creció un 0,1% (frente al 0,6% del trimestre previo), mientras que la italiana se estanca.

De entre los Veintisiete, las mayores tasas de crecimiento trimestral las registran Polonia (1,4%), Chipre (1,1%) y Hungría (0,9%), mientras que en la cola se sitúan Irlanda, con el peor crecimiento europeo entre julio y septiembre (-1,8%), y Finlandia (-0,9%).

Aunque las cifras publicadas este martes corrigen levemente al alza las estimaciones de octubre, cuando Eurostat fijó en el 0,1%, el crecimiento del segundo trimestre del año (que ahora ajusta al 0,2%), los indicadores confirman, una vez más, la ralentización económica de la zona de la moneda única, donde nueve de los 20 países de la eurozona registraron un crecimiento negativo entre julio y septiembre (Alemania, Austria, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Irlanda, Lituania, Países Bajos y Portugal).

El PIB de la eurozona comenzó el año con un crecimiento cero en el primer trimestre, que aumentó al 0,2% en el segundo y entró en negativo (-0,1%) en el tercero, de acuerdo con las nuevas estimaciones de Eurostat, tras las publicadas el 31 de octubre. A nivel de todo el bloque comunitario, tampoco la lectura da para grandes alegrías: tras un modesto crecimiento del 0,1% entre enero y marzo, la economía ha permanecido estancada los seis meses posteriores.

Una nueva contracción de la economía de la eurozona en el último trimestre del año significaría la entrada en una recesión técnica, aunque los países de la moneda común descartaron, en una reciente reunión del Eurogrupo, que esta vaya a ser “profunda y prolongada”, al tiempo que apostaron por un aterrizaje suave, recuerda Efe. Los nuevos datos llegan en plena batalla del Banco Central Europeo (BCE) por bajar la inflación a su objetivo del 2%. Su responsable, la francesa Christine Lagarde, acaba de descartar que la entidad europea vaya a reducir en el corto plazo unos tipos de interés actualmente fijados en el 4,5%.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO



Ver Más noticias…

Entradas similares