(CNN Español) — El rostro del actor Andrés García es una de esas personas que estuvo en la memoria colectiva de muchos, durante décadas el actor se destacó como una de las galanas de las telenovelas mexicanas vistas por millones en varios países de América Latina.

Andrés García fue mexicano, aunque nació en República Dominicana en 1941 cuando sus padres, españoles, tuvieron que abandonar el país debido al franquismo. También vivió en Chile cuando fue niño, pero sería México el país que lo acogería desde su adolescencia, cuando su familia se instaló allí.

De su padre, un veterano de la guerra de España, Andrés García habría heredado su valentía, pero también el sentido de la justicia. Y aunque aseguró que no era una mala persona, reconocía que en los momentos de ira le resultaba difícil controlarse. Por eso, antes de ser actor y pasearse por los estudios de grabación, García hizo un recorrido por diferentes cárceles de México. Las riñas callejeras solían ser la razón para ello.

Su trayectoria actoral

Pero su sólida figura y gran atractivo lo desarrollaron en galán inmediato de los proyectos profesionales que representaron por cuatro décadas. Así ocurrió en su primera película en 1967, «Chanoc», y luego, en la mayoría de casi un centenario de producciones en el cine, la televisión y el teatro.

Entre 1967 y 2010 participó en al menos 133 producciones entre telenovelas, series y películas. Además de producciones de sus propias películas en las que él mismo participó y que, según él, fueron algunas de las más caras de la historia del cine mexicano.

Incluido con casi 60 años, seguía siendo uno de los galanes de la historia, como ocurrió en las telenovelas «El privilegio de amar» y luego en «Mujeres engañadas».

Además entrevistas solía hablar de forma directa y con mucha franqueza. Decía que había tres cosas que no soportaba: la injusticia, el abuso y la estupidez.

Sus problemas de salud

Durante mucho tiempo, es seguro para un tema de interés público, como el cáncer de próstata y los implantes de pene inflable al que se llamó ‘Bombita’ y del cual fue hablante. De este modo, García contribuyó a que asuntos tabú como el de la disfunción éréctil se convirtieran en tema de conversación pública.

Durante años diez dependió de una silla de ruedas anterior a una cirugía de columna vertebral que después le complicó aún más su movilidad. Las múltiples vértebras que se rompieron a lo largo de su vida lo atribuía a su pasado rebelde. Aun así, se describe a sí mismo como un hombre de gran fortaleza.

En los últimos días antes de su muerte, su esposa Margarita Portillo, dijo que la hemoglobina de García estaba muy baja, que su funcionamiento hepático no era estable y que el actor necesitaba una transfusión de sangre.

El propio García le dijo al programa De Primera Mano en julio de 2022 que padecía de cirrosis, que tenía problemas para caminar y que había perdido la memoria inmediata.

A través de su cuenta oficial de Instagram, Portillo relató que recibió una transfusión de sangre este domingo 2 de abril y al regresar a casa «su cuerpo ya estaba muy cansado», escribió su esposa. El día siguiente, García recibió la extremaunción y este 4 de abril murió hacia las 3 pm, en su casa, donde estuvo acompañado de sus seres queridos.

— Con información de Juan Carlos Arciniegas de CNN.

Entradas similares