Fidel Jiménez de Parga, director general de Škoda España.

El fabricante de vehículos Skoda prevé cerrar el ejercicio con más de 30.000 coches vendidos en el mercado español, lo que representa un incremento del 30% respecto al año anterior y que supone un nuevo récord para la marca. El director general del fabricante, Fidel Jiménez de Parga, ha explicado durante un encuentro con medios que la compañía de origen checo ha elevado este año la rentabilidad al 3,3% en términos de beneficio antes de impuestos sobre facturación, una “cifra histórica”, tres décimas más que en 2022 y la mayor lograda en España por la compañía perteneciente al grupo Volkswagen. “Queremos ser una de las 10 marcas de referencia en España”, ha remarcado el Ejecutivo español, que reconoce la dificultad del reto debido a la irrupción de los fabricantes de automóviles chinos en el mercado español, en especial MG, y el empuje de Tesla, que acumula una cuota de mercado del 25% en el segmento de coches eléctricos.

Jiménez de Parga se ha marcado como objetivo para el próximo año elevar las ventas hasta las 40.000 unidades. “Queremos cerrar con una cuota de mercado del 3,5% en el mercado español”, ha señalado, al tiempo que ha añadido: “Somos una de las tres marcas de volumen que seguimos creciendo, medio punto al año en cuota de mercado”. El directivo de Skoda se ha planteado como objetivo alcanzar una cuota del 4% al cierre de 2024.

En España el grupo cuenta con una red de venta de unos 60 concesionarios a los que espera sumar “otros 20 o 25″ el próximo año. Jiménez de Parga ha incidido que el crecimiento de Skoda se produce cuando el grupo ha lanzado el modelo de agencia no genuino, por el que los concesionarios tienen una relación distinta con lar marcas y se limitan a vender las unidades con las condiciones que determina la firma recibiendo una comisión por cada operación.

El rápido crecimiento de Skoda en los dos últimos años se produce pese a que el mercado del automóvil en España no se ha repuesto de la caída sufrida por la crisis de la pandemia. En 2018 se vendían algo más de 1,3 millones de coches en España, casi 400.000 vehículos, más de los 940.000 que el sector espera matricular este año. “Hay muchas incógnitas en el sector”, ha explicado Jiménez de Parga.

Ha reconocido que la marca, que está dentro del perímetro del grupo Volkswagen, comenzó el año con algunas dificultades, al igual que todo el sector, debido a los problemas de suministro de componentes y especialmente de microprocesadores, básicos para las múltiples funcionalidades de los vehículos. La marca Skoda ha logrado una facturación global cercana a los 20.000 millones durante los nueve primeros meses del año, un 30% que en el mismo periodo del año anterior. El beneficio operativo del fabricante checo de coches aumentó un 47% durante este periodo hasta los 1.260 millones de euros, alcanzando una rentabilidad del 6,4% a nivel global. “Es la marca más rentable de la división de marcas principales del grupo Volkswagen”, ha puntualizado Jiménez de Parga. “Skoda está tirando del carro del grupo con el objetivo de los resultados”, ha subrayado.

El grupo se ha fijado como objetivo situar a Skoda como una de las cinco marcas del mercado europeo, y una de las 10 marcas principales en España. En Europa ahora está codo con codo con Renault en la disputa de la quinta plaza de fabricantes con coches más vendidos en Europa. El ejecutivo español ha recordado en este punto que el modelo eléctrico ENYAQ ha logrado vender más de 55.000 unidades este año y se ha colocado como el coche con más matriculaciones en Alemania. El grupo Volkswagen lleva años apostando por revalorizar una marca que estaba centrada en el mercado centroeuropeo y quiere colocarla en un segmento superior al que estaba.

El mercado del automóvil está inmerso en una profunda transformación, con una regulación más exigente de emisiones por parte de las autoridades comunitarias y en pleno proceso de cambio del modelo industrial por la electrificación. “Queremos que el 37% de nuestros vehículos sean eléctricos”, ha señalado Jiménez de Parga. “Vamos a invertir 5.700 millones en la electrificación hasta 2026″, ha añadido. La marca lanzará seis nuevos modelos, uno de ellos fabricado en España. Será un Small BEV [vehículo eléctrico de pequeño tamaño], que se fabricará en la planta de Pamplona y estará disponible a finales de 2025 o principios de 2026. “Será la primera vez que se produzca un vehículo de Skoda en España”, ha indicado el responsable español de Skoda.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO



Ver Más noticias…

Entradas similares